La UCR defenderá el sello partidario también en la Provincia de Buenos Aires

Aquellos comites radicales de la Provincia de Buenos Aires que decidan apoyar al Frente para la Victoria en las próximas elecciones serán intervenidos. Así ocurrió a nivel nacional y forma parte de una estrategia del alfonsinismo para que no se beneficien con el uso del sello partidario.


Ofensiva de la UCR contra intendentes cercanos a Kirchner
Intervendrán varios comités bonaerenses
La Nación
Por Laura Capriata
De la Redacción de LA NACION
29 de Junio
En total reserva, la UCR de la provincia de Buenos Aires tiene todo listo para intervenir los comités en los distritos radicales K, que en las próximas elecciones presidenciales planean apoyar al candidato kirchnerista.
Con la misma lógica que aplica el radicalismo en el nivel nacional (que ya intervino a la UCR de Mendoza y de Corrientes por su adhesión al Gobierno), el comité provincial no piensa dejar que los intendentes K se beneficien con el uso del sello partidario y ofrenden esos votos a Néstor o Cristina Kirchner.
“A todo el que juega por afuera, intervención y a otra cosa”, reveló anoche a LA NACION una alta fuente alfonsinista.
Las huestes del ex presidente no encontrarán demasiados obstáculos internos para hacerlo. El titular del comité, Carlos García (intendente de Brandsen), reporta a las filas alfonsinistas, que promueven la intervención. “Pedimos que se intervenga a los radicales K porque desacataron lo dispuesto por la convención, que apoyó la candidatura presidencial de Roberto Lavagna”, se sumó Ricardo Alfonsín, hijo del ex presidente y referente de la corriente interna Radicales para el Cambio.
Los primeros intendentes K en la lista del comité provincial son Gustavo Posse (San Isidro), Enrique García (Vicente López), Mario Meoni (Junín), Héctor Gutiérrez (Pergamino), Ricardo Curuchet (Marcos Paz) y Daniel Katz (Mar del Plata).
Son los más comprometidos en su apoyo al proyecto kirchnerista, pero la nómina podría seguir con todos los que coquetean con el Presidente, lo que pondría a más de 20 distritos en la mira de la intervención.
La estrategia de Alfonsín
El objetivo del alfonsinismo es asegurar que en todos los distritos bonaerenses la UCR lleve listas propias, y que esos votos sumen para la candidatura presidencial de Lavagna.
Para eso piensa quedarse con el sello partidario en todos los municipios y evitar así que los intendentes locales lo usen para postular listas K, que arrimen votos al Gobierno. Precavidos, varios radicales K ya armaron frentes vecinales (Posse y García los tienen hace años) que les permiten postularse sin necesidad de usar la lista 3 o el sello radical.
Mientras sus seguidores llevan adelante estos planes, Raúl Alfonsín lanzó anoche críticas para el Gobierno y elogios para Lavagna.
Durante un homenaje a Arturo Illia, al cumplirse 41 años de su derrocamiento, el ex presidente dijo que “la República está siendo gravemente agredida, por la marginación del Congreso, la modificación del Consejo de la Magistratura y la falta de diálogo”. Criticó la ausencia de federalismo y la desigualdad social.
Para solucionarlo, propuso apoyar a Lavagna, en palabras de Alfonsín, “el indicado para reencauzar al país en la senda de una auténtica democracia”.
El acto fue en Vicente López, uno de los distritos en la mira del radicalismo bonaerense. Casualidad o no, en ese distrito, hoy un grupo de alfonsinistas y peronistas inaugurará un local de UNA, la concertación que lidera Lavagna.