La agenda internacional de Kirchner, casi congelada

Por Lucas Colonna
19 de Junio de 2007
Una inesperada derivación del año electoral encendió una alarma: la agenda internacional del presidente Kirchner está casi paralizada y no hay visos de que la situación vaya a cambiar de aquí al fin de su mandato.
En los primeros seis meses de 2007, Kirchner sólo hizo tres viajes al exterior y, formalmente, tiene previsto realizar dos más en lo que resta del año.
En los 43 meses que van desde el 25 de mayo de 2003 (día que asumió) hasta el 31 de diciembre de 2006 viajó al exterior un total de 46 veces (algo más de un viaje por mes). En cambio, en el primer semestre de 2007 sólo visitó Venezuela dos veces y fue a Brasil en otra ocasión; un promedio de un viaje cada dos meses.
Mientras esto ocurre con Kirchner, sus colegas de Brasil, Chile y Uruguay, por caso, no dejan de encabezar significativas misiones en los países más importantes del mundo (de lo que se informa por separado).
¿Es esto significativo? ¿Afecta esa falta de presencia del Presidente las políticas exteriores del país? Según analistas en materia de política exterior, esto repercute fuertemente en la agenda internacional de la Argentina.
Carente de lo que se denomina una “diplomacia presidencial” que potencie las posibilidades económicas, el país estaría desaprovechando una oportunidad histórica para atraer inversiones extranjeras, redoblar sus intercambios comerciales, y al mismo tiempo vería menguada su voz y presencia política en el concierto mundial de las naciones.
Así lo interpretaron el director del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Andrés, Juan Gabriel Tokatlian, el analista internacional Jorge Castro y el director del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Norberto Consani.
“Una de las características de los últimos tres lustros en el sistema internacional es el avance de una enorme diplomacia presidencial, por la que se le atribuye al papel del mandatario una posibilidad enorme de incrementar lazos o mejorarlos”, dijo Tokatlian. El académico agregó: “Hay ensimismamiento y parroquianismo, algo que no es funcional a la posibilidad de aparecer en los foros internacionales con una voz mas audible e importante. El Presidente todavía está en Santa Cruz, y con la visión política de 2003, con la atención en los aspectos domésticos”.
Con sólo mirar la agenda de Kirchner en el extranjero en los cuatro años y un mes que lleva en el poder se tiene la pauta de que la política exterior no parece ser su pasión.
En 2003, el Presidente hizo un total de nueve viajes fuera del país (estuvo en Brasil, en Inglaterra, en Francia, en España, en Bolivia; y dos veces en cada uno de los siguientes países: Paraguay, Estados Unidos y Uruguay). En 2004, los viajes fueron 14 (España, Brasil, Alemania, Venezuela, China, Costa Rica, y dos veces México, Chile, Estados Unidos y Bolivia).
En 2005, fueron 12 (Francia, Chile, Alemania, Italia, Paraguay, Estados Unidos, España, Venezuela, dos veces Brasil y otras dos Uruguay). Y, finalmente, en 2006 fueron 11 (Chile, Austria, España, Venezuela, Paraguay, Estados Unidos, Uruguay, y dos veces Brasil y otras dos Bolivia).
Mucho menos
Pero, sin dudas, es este año el que se perfila con menos viajes: Kirchner sólo fue dos veces a Venezuela y una a Brasil. Además, para el resto del año, sólo tiene previsto por ahora ir a Asunción, Paraguay, el 29 de este mes, para participar de la cumbre anual del Mercosur, y a Nueva York, en septiembre próximo, para asistir a la asamblea anual de Naciones Unidas.
“Hay una situación de aislamiento creciente de la Argentina, de ausencia en el sistema internacional. Las exportaciones argentinas son las que menos crecen en la región, y es el país que atrae menos inversión extranjera directa. Y esto se relaciona directamente con la falta de agenda internacional del Presidente, que siempre queda subordinada a la política nacional”, dijo Castro.
“Hay que ver lo que sucede en materia de comercio internacional e inversión extranjera directa en el último tiempo. La Argentina atrajo 4800 millones de dólares en 2006, 4 por ciento menos que en 2005. Chile tiene más de 8000 millones de dólares de inversión extranjera directa”, añadió.
Los especialistas advirtieron, además, que la ausencia de Kirchner en el escenario internacional no se compensa con la abultada agenda exterior que comenzó a desplegar en paralelo la primera dama, Cristina Fernández de Kirchner (que ya hizo cinco viajes al extranjero y superó de este modo al Presidente en su agenda de este año).
“Los viajes de la primera dama son para posicionarse internamente, no hacen a la promoción de la política exterior o a la búsqueda de nuevas inversiones, sino que son pensados y concretados para hacer resonar en el escenario nacional su eventual candidatura presidencial”, interpretó Consani.
Elogios para Taiana
Por otro lado, la política exterior del país, aseguraron los especialistas, no puede quedar sólo en manos de la Cancillería, incluso más allá de los denodados esfuerzos y las virtudes que los propios analistas adjudican a la figura del actual titular de la cartera, Jorge Taiana.
“El canciller tiene mucha actividad y ha resuelto situaciones complejas. Su dinamismo es importante, pero solo no puede”, evaluó Tokatlian.