Kirchner se subió a la campaña y salió a pegarle duro a Macri

Lo acusó, entre otras cosas, de votar contra la reforma jubilatoria y la derogación de las leyes de perdón. Además buscó desbaratar la estrategia electoral del macrismo y dijo varias veces “Mauricio, que es Macri”.

Kirchner ya se puso al frente de la campaña
Diario La Nación
4 de Junio de 2007

El Presidente festejó anoche en privado, detrás de los muros de la quinta de Olivos. “Daniel, dale para adelante que ahora vamos por el ballottage”, dijo anoche Kirchner cuando llamó a Filmus para felicitarlo por haber conseguido el segundo lugar.
El ministro de Educación estaba en medio de otro festejo: en la habitación 1607 del hotel Panamericano, el búnker oficialista, medio Gobierno lo abrazaba. Afuera lo esperaba una torta por su cumpleaños (52), que sopló frente a los hombres de Kirchner.
El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, sonreía. “Néstor sabe cuánto pusimos en esto”, decía, mientras ya planteaba la primera definición: “Empieza otra campaña; es otra. Ahora Mauricio va a dejar de ser Mauricio para ser Macri; ahora es él contra Filmus, nuestro modelo contra lo que él representa”.
Cristina Kirchner se preparaba para regresar a Olivos. Había salido al balcón con Filmus y con el vicepresidente y candidato a gobernador bonaerense, Daniel Scioli. Nadie habló, sólo saludaron a los militantes que estaban en la calle. Cristina Kirchner sólo sonrió y levantó la mano derecha, un gesto habitual.
No hizo falta porque lo que se había buscado era la imagen. “Cristina sintetiza a Néstor. Ella es la posible candidata y lo que quisimos mostrar fue el apoyo total a Filmus”, afirmó después el jefe de Gabinete, principal impulsor de la candidatura de Filmus.
Después de los empujones en el balcón del segundo piso del hotel donde el kirchnerismo festejó el segundo lugar, los hombres del Presidente empezaban a soñar con la posibilidad de descontar en tres semanas los casi 22 puntos de ventaja que sacó ayer Macri.
Un ministro ya le daba anoche instrucciones a uno de los encuestadores que trabajan para el Gobierno para que se pusiera a trabajar en el ballottage.
En un principio se había especulado con la llegada del Presidente. Pero se decidió luego que el lugar era para su esposa. Kirchner había seguido todos los detalles de las elecciones porteñas desde Olivos y habló todo el día por teléfono con sus hombres. Ya desde el mediodía empezó a sonreír cuando le decían que su candidato había conseguido un lugar para la segunda vuelta.
Kirchner tenía una doble satisfacción personal: su hombre será el rival de Macri el domingo 24 y hería de muerte, según las palabras de todos sus hombres de confianza, el proyecto presidencial de Elisa Carrió, que buscaba afianzarse detrás de la fallida candidatura de Jorge Telerman.
Lo único que mantuvo preocupados a todos en el Gobierno fue el porcentaje que obtenía Macri. “Empezó con un 47, esperemos que baje”, se ilusionaban en el entorno presidencial cerca del mediodía. Bajó, pero poco: pasó el 45 por ciento de los votos. “No importa, vamos a quitarle votos, llegó a su techo. Vamos a ir a buscar los votos, uno por uno”, se entusiasmó un miembro del entorno presidencial anoche mientras por TV veía que Telerman admitía la derrota.
La decisión antes de la elección era enfrentar a Macri si Filmus llegaba a la segunda vuelta. Ayer, el Presidente le dijo a su ministro que iba a tener a todo el gobierno detrás de su candidatura, por eso envió además a Cristina Kirchner. Algunos habían especulado con que la senadora no había ido al acto de cierre de campaña de Filmus porque temía que su imagen quedara dañada si el ministro salía tercero.
La estrategia
La idea en lo más alto del poder era mostrar anoche que la potencial candidata también ya se había puesto a trabajar para el ballottage.
La orden del Presidente fue anoche alentar más al búnker de sus hombres y animarlos a presentarse ya en pelea. Por eso, en su discurso, Filmus dijo que ahora iba a discutir el modelo suyo para la ciudad contra el de Macri.
“Hasta ahora nadie le prestó atención a la figura de Macri, hasta ahora fue Mauricio, el Pro, Michetti, pero ahora la discusión va a ser otra. Mauricio va a dejar de ser Mauricio y va a ser Macri”, dijo el jefe de Gabinete mientras analizaba la situación con Filmus y otros ministros.
El secretario legal y técnico, Carlos Zannini, planteaba que era una locura pensar en bajarse de la segunda vuelta porque el líder de Pro había pasado los 45 puntos. “Acá no se quiere respetar el sistema electoral cuando no sale como los demás quieren. Es una locura pensar que no tenemos derecho a pelear la segunda vuelta. Vamos a la pelea”, decía.
La estrategia de Filmus será ahora instalar su figura contra la de Macri y con el apoyo del Gobierno saldrá a mostrar la contraposición entre los modelos que propone Macri y el que ya funciona con Kirchner en el poder.
Para el Presidente es el mejor escenario, pese a que parece difícil dar vuelta el resultado: ahora peleará contra su rival preferido, el empresario que concentra para él el voto de la derecha. Kirchner pretende ahora concentrar ahora el voto progresista.
La nueva campaña ya estaba en marcha.
Pasadas las 22 seguían los festejos. La ministra de Defensa, Nilda Garré, sacó a Filmus de entre los abrazos: “Daniel, ya perdimos media hora, dijiste en el discurso que a las 22 empezábamos a trabajar en la campaña”.
El ministro sonreía. Parecía algo mareado. En el frenético pasillo donde se vivió casi una comedia de enredos, había vivido horas intensas. Sabe que está frente a un desafío enorme. Tiene algo asegurado: Kirchner va a jugar fuerte otra vez.
Quebracho
Los candidatos kirchneristas Daniel Filmus y Ginés González García fueron agredidos ayer por militantes de Quebracho cuando fueron a votar. Al ministro de Salud lo insultaron y lo cubrieron de harina al llegar a la sede de la Universidad Católica Argentina (UCA), en Puerto Madero. A Filmus lo esperaron en la puerta de una escuela de Colegiales, pero sólo recibió insultos y tuvo que irse por una puerta lateral.

Kirchner se subió a la campaña y salió a pegarle duro a Macri
Diario Clarín

Por Guido Braslavsky
5 de Junio de 2007
t003dh03.jpg

A menos de veinticuatro horas de conocerse los resultados de la primera vuelta en las elecciones porteñas, que le otorgaron una rotunda ventaja de 22 puntos a Mauricio Macri sobre Daniel Filmus, Néstor Kirchner se encargó de despejar todas las dudas —si aún las había— sobre el tono que el oficialismo le imprimirá a la campaña en estas tres semanas que restan para el ballottage.
El Presidente no sólo ratificó que su ministro de Educación dará la batalla en segunda vuelta. Filoso, irónico, pero con voz calma y pausada, disparó una andanada de críticas contra Macri y dejó al descubierto la estrategia de la Casa Rosada de nacionalizar la elección, al afirmar que el 24 de junio se estará eligiendo entre “dos modelos de país”.
Kirchner arrancó tratando de desbaratar la estrategia de campaña del macrismo que fue la de no mencionar al presidente de Boca por su apellido, sino sólo por su nombre. “Mauricio, que es Macri”, dijo Kirchner y lo repitió varias veces.
La respuesta del titular del PRO llegó anoche, irónica: “Lo que pasa es que Kirchner, que es Néstor, no se termina de enterar que Mauricio, que es Macri, es candidato a jefe de Gobierno. Cree que estamos en una elección nacional”, disparó (ver pág. 6).
El supuesto “desenmascaramiento” del líder de PRO, que tanto había sonado en las horas previas en los despachos de la Casa Rosada para pelear la diferencia que mostraron las urnas, se hizo carne en el discurso de Kirchner. “Cuando se están discutiendo dos modelos en el país nos vienen a hablar de las plazas”, arremetió. Ligó a Macri con “las políticas de los 90” y agregó: “Representa los intereses del modelo neoliberal, hoy lo pueden llamar Mauricio pero es Macri, eh!”, insistió.
El acto en el Salón Sur de la Casa de Gobierno fue para anunciar obras en la ruta 25 a la altura de Pilar. Habló primero el intendente kirchnerista, Humberto Zúccaro. Kirchner había sentado a su diestra al vicepresidente y precandidato bonaerense Daniel Scioli, y a su izquierda a Filmus. Cuando subió al estrado pareció quedar claro que Kirchner no escatimará esfuerzos para apoyar a su ministro. El domingo a la noche había sido Cristina Fernández la que se corrió al búnker oficialista para la foto con Filmus.
El Gobierno sabe que para descontar la ventaja debe dar vuelta incluso a parte del electorado que votó a Macri. Decidido a sensibilizar a un electorado porteño considerado “progresista”, la artillería presidencial barrió todos los frentes posibles:
Ley previsional. “Habla de los jubilados, pero mandamos la ley previsional (al Congreso) y votó en contra, ¡recuerden, jubilados!” Reiterativo, Kirchner volvió dos veces sobre lo mismo. “Es fundamental que tengamos memoria. ¡Pobres abuelos!” Y afirmó que “un millón de argentinos quedaron afuera del sistema por las políticas que aplicaban este señor y sus amigos”.
Escuela pública. “Hablan de la defensa de la escuela pública; yo nunca los vi defenderla. Daniel Filmus trabajó en la Ley de Educación y el proyecto para llevar la Educación al 6% del PBI.”
Correo Argentino Sobre este organismo —el Gobierno le retiró la concesión al grupo Macri— dijo: “Mi viejo fue tesorero del Correo Argentino; falleció el pobre, ya. Seguro que Mauricio no sabe lo que pasó allí, pero, claro, Mauricio es Macri. Recuperamos el Correo también.”
Leyes de perdón También criticó al líder de PRO por votar contra la derogación de las leyes del perdón. “Qué le van a importar los derechos humanos” con “el poco tiempo que ha ido a trabajar a la Cámara de Diputados”, disparó Kirchner.
Deuda externa y tarifas. La lista siguió con cuestionamientos a Macri, que “nos criticó por pagar al FMI y renegociar la deuda privada”. Y sostuvo que Macri abogaba por subir las tarifas de las privatizadas.
De la Rúa. De la andanada no se salvó el ex presidente Fernando de la Rúa: “No tenemos asesores mediáticos —dijo por los especialistas que acompañan a Macri—. Ya tuvimos un Fernando en la Argentina, no lo volvamos a repetir.” Kirchner abrió también el paraguas y advirtió que “esto no es hacer campaña sucia”. Para finalizar, agregó: “Si algunos se disfrazan para tratar de ganar una elección, allá ellos. Yo y Daniel no nos vamos a disfrazar.”
—————————————————————————————————————————————-

Por Santiago Fioriti
5 de Junio de 2007
Macri respondió con ironía: “Néstor cree que es una elección nacional”
Se mostró anoche despreocupado ante el mensaje del Presidente. Sin embargo, en su partido evaluaron las críticas de Kirchner como el inicio de una campaña sucia. Y dicen que están preparados para contestar.
Con ironía, pero con frases que dieron la sensación de haber sido acordadas con sus asesores antes de poner los pies en el estudio, Mauricio Macri contestó anoche por televisión los ataques de Néstor Kirchner.
“Lo que pasa es que Kirchner, que es Néstor, no se termina de enterar que Mauricio, que es Macri, es candidato a jefe de Gobierno. A mí me gustaría discutir con la fórmula de Filmus, que es Daniel, cómo solucionar los problemas de los vecinos. Kirchner, que es Néstor, no termina de entenderlo. Cree que estamos en una elección nacional. Eso será en octubre y con otros candidatos”, expresó en una entrevista realizada durante el programa “Desde el llano”, por TN.
“Me gustó eso, lo voy a usar”, celebró Gabriela Michetti, su compañera de fórmula, cuando el conductor del ciclo, Joaquín Morales Solá, explicó que el juego de palabras de Macri de nombrar a todos con nombres y apellidos respondía a una manera irónica de referirse a las agresiones de Kirchner (Ver pág. 3). Macri, después de responder, se rió varias veces con ganas.
Las declaraciones del Presidente no hicieron más que profundizar las sospechas en el círculo íntimo del espacio de centroderecha de que ha comenzado un proceso de ataques contra el líder de PRO, al que el oficialismo busca desestabilizar para revertir los números que dominaron la primera vuelta. Ayer a la tarde, antes de que se conocieran sus palabras, el tema fue motivo de análisis en casi todas las reuniones del macrismo.
“Si nos quedamos callados vamos a ganar sin inmutarnos”, sostenían. Y, en sintonía con la estrategia de la primera vuelta, anticipaban: “Frente a cada ataque habrá una propuesta”. Pero, ¿qué pasará si, como amenaza, el kirchnerismo intensifica los ataques y saca a relucir carpetas con denuncias que puedan herir a Macri? En ese caso, los estrategas podrían modificar la conducta. Hay quienes hablan de que Filmus se vería comprometido si alguien decide sacar del cajón viejas fotografías.
Puestos a discutir quién lograría jactarse de subestimar un análisis exhaustivo de las conductas políticas, los dirigentes de PRO afirmaban: “Filmus no resistiría ni un segundo de archi vo”. Nada inocentes, dejaban entrever que en un hipotético escenario con cruce de carpetas el ministro de Educación más que sumar podría restar. “El es virgen en este terreno, a Macri ya le han tirado con todo en estos años”.
Costaba encontrar ayer en medio del coro de voces eufóricas por el triunfo del domingo alguien que aceptara responder sobre la posible instalación de una campaña sucia durante el tiempo que resta hasta el ballottage. Es que, por sugerencia de Jaime Durán Barba, ni Macri ni hombres de su riñón deben salir a contestar los embates.
Por caso, quienes hablaban sólo lo hacían en off the record. Con esa condición comentaban la “cantidad de fotos” en las que Filmus aparece con Carlos Menem y, sobre todo, sonriendo junto con el polémico ex intendente Carlos Grosso, sospechado por el manejo discrecional de fondos públicos.
El tema, igual, fue mencionado al pasar en la reunión que ayer a la tarde, en el local de Compromiso para el Cambio compartieron diputados, asesores e integrantes del equipo técnico con el propósito de debatir cuáles serán los pasos a seguir. Allí se habló de “multiplicar esfuerzos” para difundir las propuestas. Todos saldrán a la calle: los actuales y futuros legisladores de la Ciudad recorrerán los barrios con folletos bajo el brazo para dialogar cara a cara con los vecinos.
También se van a mantener las mesas en esquinas tradicionales y la entrega de folletos en las estaciones de subtes. “Fue una estrategia que pegó mucho en la primera vuelta y la vamos a repetir”, dicen. Junto con los dirigentes trabajarán entre 300 y 500 voluntarios. Muchos de ellos se dedicarán a empapelar desde hoy temprano muchas carteleras callejeras con un nuevo afiche, en el que sólo se leerá la palabra “Gracias” y la firma de PRO.
Un día después del triunfo, la actividad en las oficinas de la calle Alsina ayer arrancó muy temprano. Macri dio una conferencia de prensa cerca de las 8 y resaltó que el ballottage “no tiene lógica”, aunque aprovechó para pedirle a los porteños “un último esfuerzo”.
A lo largo del día, el candidato se ocupó de subrayar que en la cuenta regresiva hacia el 24 se dedicará a formular propuestas. Hoy, a las 11.15, en Caballito, propondrá la construcción de pasos ferroviarios a distinto nivel para cruzar las vías.
———————————————————————————————————————————–

Por Santiago Fioriti
5 de Junio de 2007
K arrancó la campaña (sucia) del balotaje, pero ahora con un solo blanco: Mauricio Macri
Un Néstor Kirchner memorioso salió al ataque hoy, después de la primera vuelta por las elecciones porteñas que dejaron a Mauricio Macri y Daniel Filmus en el balotaje. Kirchner volvió a señalar al líder PRO como el representante del modelo neoliberal y apeló a la memoria de los porteños. Ahora bien, si los ciudadanos de la Capital Federal se vuelven tan memoriosos como el presidente, recordarán que Aníbal Ibarra, legislador electo por el oficialismo, ya tuvo su oportunidad en la jefatura de gobierno porteña para demostrar cuánto podía hacer por la administración de la ciudad.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente 24) El Presidente Néstor Kirchner salió con los tapones de punta contra Mauricio Macri el día después de las elecciones porteñas, lo que vaticina que los próximos 20 días estarán signados por ataques incesantes contra el líder del PRO.
La pregunta es si Macri responderá a las agresiones verbales provenientes del oficialismo o se mantendrá cauto con sus declaraciones como se ha sostenido en la campaña que precedió al 3 de junio.
Esta tarde, durante un acto en Casa de Gobierno Kirchner tras reiterar su apoyo a Daniel Filmus, se preguntó “qué política de tarifas van a tener si fuera gobierno”, y reiteró que “está dada la oportunidad de construir dos modelos, el de la inclusión social o aquel del que “no se van a acordar del sur”.
Si bien negó explícitamente que exista una campaña sucia en la Ciudad, sus declaraciones contra el líder del PRO indican todo lo contrario. “Mauricio Macri es el representante del modelo neoliberal, acuerdense bien”, manifestó K.
“Yo represento con orgullo los intereses que represento, que los otros representen con orgullo el modelo neoliberal, esto es central, que cada uno asuma el proyecto que le corresponde”, cuestionó el mandatario.
“Nosotros mandamos la ley de reforma previsional al Parlamento y usted, señor Macri, votó en contra, porque representa a otros intereses”, al tiempo que agregó que a Macri “nunca lo ví defender la escuela pública”, resaltando que los logros de Filmus al frente del Ministerio de Educación, quien trabajó con la ley de Educación y también para mejorar la educación técnica.
Además, Kirchner criticó a Macri por haber votado en contra de la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final y dijo que “si fabrico indultos y estoy a favor de esas leyes estoy con los delincuentes”.
También recordó la situación del correo argentino cuando estaba en manos del grupo Macri y dijo “tal vez Mauricio no se acuerde de eso”.
“¿Qué política de transporte van a tener los porteños?”, interrogó finalmente K para luego destacar que el transporte porteño recibe los subsidios del Gobierno Nacional.