El ARI y socialistas bonaerenses construyeron un frente opositor

Un sector del socialismo avanzó en los lineamientos políticos y programáticos de la propuesta electoral, que lleva al diputado Carlos Raimundi como postulante a gobernador bonaerense.

13 de Junio de 2007
La conducción bonaerense del ARI y un sector del Partido Socialista (PS) de la provincia de Buenos Aires avanzaron ayer en el armado de un frente opositor al Gobierno nacional en ese distrito, de cara a las elecciones de octubre.
El titular del ARI bonaerense, Carlos Raimundi, aclaró que el “centro de la convocatoria” es el partido fundado por Elisa Carrió para “no desdibujarlo”. “Se reafirmó un perfil” opositor al Gobierno nacional, sostuvo Raimundi y agregó que de la reunión participaron dirigentes del PS bonaerense que “tienen el mérito de no especular con su futuro partidario y que no pretenden arreglar con (el candidato a gobernador por el kirchnerismo) Daniel Scioli”.
En representación del socialismo estuvieron Carlos Nivio, miembro de la mesa nacional; Estela Molero, secretaria de Derechos Humanos; Adriana Kreiman y Ricardo Cuccovillio, miembros de la Junta Provincial del Partido, entre otros.
En contraposición, el titular del PS bonaerense y actual diputado, Jorge Rivas, rechazó un eventual acuerdo con el ARI al decir que “no es una alternativa de centroizquierda”. El ARI es funcional a la derecha y Carrió es la vocera ideológica de la derecha”, fustigó Rivas. El socialismo bonaerense aspira al armado de una coalición con el kirchnerismo de cara a las elecciones del 28 de octubre próximo, aunque se aclaró que la política de alianzas y candidaturas se definirán en un congreso en la provincia de Buenos Aires que se realizará dentro de “45 días”.
No obstante, un sector del socialismo avanzó ayer “en los lineamientos políticos y programáticos de la propuesta electoral”, que lleva al diputado Raimundi como candidato a gobernador. Asimismo, ratificaron su apoyo a la candidatura presidencial de Carrió. En otro orden, hicieron un “llamamiento a distintas organizaciones políticas y sociales a sumarse a una alternativa que termine con veinte años de administración provincial del PJ, que llevó a la miseria y a la desesperanza a millones de bonaerenses”.
Por el ARI, además de Raimundi, participaron del encuentro el diputado nacional Adrián Pérez y el legislador provincial, Horacio Piemonte.
—————————————————————————————————————
Carrió El ARI optó por cerrar todas las puertas

13 de Junio de 2007
El lavagnismo se muestra abierto a la propuesta, aunque advierte que no aceptará “rejuntes”. El ARI lanzó un “no” rotundo porque no quiere aliarse con “proyectos antagónicos”. López Murphy, insiste con la idea.
La unidad de la oposición no figura en la agenda del ARI, corazón de la Coalición Cívica que postula para octubre a Elisa Carrió.
“Cuando López Murphy insinuó semanas atrás que quería una interna abierta con Carrió, le respondimos que no nos interesaba aliarnos con dirigentes que tienen proyectos diametralmente opuestos a los nuestros”, le explicó a Clarín la diputada Elsa Quiroz, jefa nacional del ARI.
La diputada y amiga íntima de Carrió agregó: “No veo porqué tendríamos que variar de posición por especulaciones puramente electoralistas que nunca compartimos”. Con Carrió de viaje a un lugar no revelado ¿¿volverá con menos kilos como en otros viajes secretos?¿, la diputada arista se convirtió en vocera excluyente de ese espacio.
“No nos interesa un torneo para saber quien es el mejor opositor”, aseguró Quiroz. “Nuestro objetivo es el cambio que no vemos en las otras propuestas opositoras”, alegó.
La posibilidad de un acercamiento a Murphy circuló tras la presentación oficial de la Coalición Cívica, en la que ocupa un papel protagónico Patricia Bullirch, antigua aliada y ex compañera del Bull dog en el gabinete aliancista.
Esas especulaciones hicieron ruido en el frente interno arista, al punto que la junta bonaerense liderada por Carlos Raimundi ¿anotado en la carrera a la Gobernación¿ aprobó una moción contraria a la negociación con sectores de centroderecha. Carrió se molestó con el tono de la declaración, pero se negó a dejarse cortejar por Murphy.