Bonafini pidió la destitución del jefe del Ejército y lo acusó de “fascista” como a Bergoglio y Macri

Criticó a Roberto Bendini, que ayer llamó a “cicatrizar las heridas” del pasado. “La basura va junta, son fascismo”, dijo. “Son la vuelta de la dictadura”, sostuvo la titular de la Asociación de Madres de Playa de Mayo.

Fuente: DyN
12 de Junio de 2007
Hebe de Bonafini, titular de Madres de Plaza de Mayo, reclamó hoy la destitución del jefe del Ejército, teniente general Roberto Bendini, por haber llamado a “cicatrizar las heridas” del pasado y acusó de “fascistas” y de ser “la dictadura misma” al propio Bendini, al arzobispo Jorge Bergoglio y a Mauricio Macri.
“Bendini acompaña toda esta basura pidiendo el perdón y el olvido y por eso habría que destituirlo, creo que a la Ministra (Nilda Garré) no le queda otra”, dijo Bonafini en un comunicado.
” El fascismo ataca desde Macri, Bergoglio y Bendini”, es el título del escrito de Madres de Plaza de Mayo, firmado por Bonafini, en el que “repudian las palabras del cardenal Bergoglio durante su homilía del sábado pasado”.
“ La basura va junta, Macri, Bendini y Bergoglio. Son de la misma raza y de la misma ralea. Son fascismo, son la vuelta de la dictadura. Son la dictadura misma”, dijo Bonafini en el comunicado.
Ayer el jefe del Ejército llamó a “cicatrizar las heridas” del pasado y convocó al “encuentro” de los argentinos, al finalizar un acto en el Colegio Militar de El Palomar.
Durante su mensaje de Corpus Christi, el sábado pasado, Bergoglio había dicho que algunos “maldicen el pasado para sacar ventaja en el presente o en el futuro”, lo que fue duramente criticado por el gobierno.
Hoy el presidente Néstor Kirchner suspendió un encuentro programado con la ministra de Defensa, Nilda Garré, y Bendini, y no se dieron explicaciones oficiales sobre la suspensión de la reunión.
“Ni la Iglesia, ni la Justicia condenaron a ninguno de los Obispos por lo que hicieron. Ni a los que bendecían cuando tiraban a nuestros hijos vivos al río, ni a los que les pegaban cuando los estaban torturando. No olvidamos que les decían “siete horas de de tortura no es pecado” cuando estaban estaqueados”, señaló el comunicado de Madres de Plaza de Mayo.
“Ahora dicen <basta, termínenla> porque necesitan que se olvide. Pero no se puede borrar. Los obispos tenían sueldos de los jueces de instrucción. Los sacerdotes estaban a cargo de la Policía y algunos de ellos, además, tenían armas”, dijo Bonafini en el comunicado.
Finalmente resaltó que “los curas comprometidos con la causa de su pueblo fueron asesinados, los Palotinos, Mujica y los 125 curas desaparecidos”.
Fuente : DyN