¿Será López Murphy el candidato presidencial de PRO?

Ricardo López Murphy, a fuerza de insisitir, afirma que será el candidato de PRO para las elecciones de Octubre. Así lo aseguró el postulante ayer al inaugurar un nuevo local ubicado a pocos metros del comando central de Compromiso para el Cambio.


López Murphy: “Yo soy el candidato de Pro”
La Nacion
Un minuto antes de inaugurar su nuevo búnker electoral, el postulante sonrió e intentó, con una humorada, neutralizar rumores: “Dicen que puede haber un nuevo candidato presidencial de Pro… Así es, se llama Ricardo López Murphy”.
De esa forma, el líder de Recrear desmintió ayer que su socio político y jefe de gobierno electo, Mauricio Macri, analice no respaldarlo de cara a las elecciones del 28 de octubre. “Soy el candidato a presidente. Y nunca he dudado del apoyo de Macri”, dijo López Murphy en la inauguración del nuevo local de campaña, en Moreno 1320. Curiosamente, instalado a sólo 100 metros de la sede central de Compromiso para el Cambio, la fuerza de su aliado.
En las filas de López Murphy no conciben que el presidente de Boca pueda no respaldarlos. “Descontamos su apoyo. Sólo tenemos que negociar cuánto se va a involucrar en la campaña”, señaló ayer una fuente de Recrear. De hecho, el tema será uno de los ejes principales del encuentro entre López Murphy y Macri, programado para hoy, donde también negociarán espacios de cara al traspaso de poder porteño. Nadie prevé, sin embargo, que Macri haga público apoyos explícitos tras esa reunión.
En las filas de Recrear prefieren evitar dudas. Ayer empapelaron todo su local de amarillo, el color elegido por Macri para la campaña porteña. Quizás para que el hombre del momento no se olvide de sus aliados.
————————————————————————————————————————————-
El Bulldog se tiñó de amarillo Pro
Página 12
Por Werner Pertot
30 de Junio de 2007
El Bulldog se pintó la cara de amarillo. Los globos de ese color plagaron las paredes del nuevo local de su campaña presidencial. Ya no decían “Recrear”, sino directamente “PRO”. Por si quedaban dudas de la cercanía, el bunker de Ricardo López Murphy queda a una cuadra de la sede de Compromiso para el Cambio. Aunque no cuenta aún con el apoyo del jefe de Gobierno porteño electo, Mauricio Macri, el ex ministro de Economía de la Alianza se aseguró la sigla y los colores con los que el empresario ganó la Capital. Y reiteró: “Por supuesto que me siento respaldado. No tengo dudas”. Al local que está a una cuadra se acercó el futuro jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta. “Peor es nada”, comentaban los bulldoguistas.
La decisión se tomó en el retiro de equipos técnicos del que participó López Murphy ayer, cuando desembarcó de su recorrida por Córdoba. Resolvieron que ya era suficiente de andar esperando el apoyo de Macri y definieron que utilizarían la sigla de PRO. Y, de yapa, el color amarillo estridente. “El azul ya nos lo robó Kirchner”, se justificaron. Así mostraron el local que López Murphy inauguró con un fondo amarillo de escudos de Recrear y de PRO alternados.
“Queremos fortalecer la candidatura de Ricardo para que sea ‘apoyable’”, sostenía un bulldoguista paladar negro, quien mantiene conversaciones con la titular de Unión por Todos, Patricia Bullrich. “Es el nexo con la Coalición Cívica”, comentó. ¿Podría darse finalmente la cumbre López Murphy-Carrió? “Nada es imposible”, respondió el adláter del Bulldog, en franca gastada al slogan del derrotado Daniel Filmus.
Por lo pronto, la junta nacional del partido se reunirá hoy y facultará a hacer alianzas al comité de campaña de López Murphy. Uno de los candidatos a sumarse es el ex gobernador misionero Ramón Puerta, quien ya compartió una cena con el ex ministro de Defensa de la Alianza. Cerca del candidato de Recrear-PRO aseguraban que no tiene intención de llevarlo en la fórmula, pero si de “dialogar”, habida cuenta de que es un amigo cercano del futuro jefe de Gobierno. Sin embargo, entre los bulldoguistas que mantienen más contacto con el macrismo especulaban con que allí se puede haber formado una pareja: “Tenemos que abrir la puerta… perdón, tenemos que abrirle a Puerta”, decía uno de ellos. Humor Bulldog.
–O, le, le, O, la, laaaa, Pingüino o Pingüina, les vamos a ganaaaaar –se entusiasmaron los seguidores de López Murphy, cuando llegó al local.
“¿Mauricio habló de un candidato nuevo? Bueno: Ricardo López Murphy”, bromeó, haciendo un gesto con las manos que lo abarcaba íntegro. Antes de entrar, dejó en claro que no tiene “ninguna duda” de que Macri lo apoyará. El empresario lo espera hoy a las 11 en una de sus últimas actividades antes de empezar sus vacaciones parisinas. “Vamos a conversar sobre las campañas locales y sobre la nacional”, dijo López Murphy, que le pidió a Roberto Lavagna y a Carrió que hagan “un debate inteligente, sin agresiones, que haga de la primera vuelta una primaria de la oposición”.
–Se siente, se siente, Ricardo Presidente –coreaba el público.
Cerca del candidato, las expectativas eran más módicas. Señalaban que, en el mejor de los casos, sus propias encuestas no superan el ocho por ciento, con Lilita adelantándose en algunos distritos. Sin embargo, en los números de él, Cristina Fernández de Kirchner no ganaría en primera vuelta. A ella le dirigió su discurso: “Nuestra adversaria se compró cuatro helicópteros. Yo ando en ómnibus, pero la vamos a ganar”, le dijo. “Senadora, estoy listo para el debate”, insistió. También criticó al “Tío Hugo” Chávez por el acto contra George W. Bush, cuando visitó Uruguay. “¡¡Se acaba utilizar los estadios para insultar otros países!!”, bramó.
“Comenzamos la larga marcha para el 28 de octubre forzar la segunda vuelta y terminar con la pesadilla del odio y el resentimiento. ¡¡¡Vamos a terminar con las Skanskas y los fondos perdidos!!!”, arremetió. “Con la misma alegría que ganamos la Capital, voy a poner humor en todos los temas: por ejemplo, lo que me hace reír no es el bolso en el Ministerio de Economía, sino la excusa que encontraron: un negocio inmobiliario. “¡¿A dónde vamos a parar si los ministros violan la ley?!”, afirmó, sobre el bolso con 10 mil pesos y 31 dólares que encontró la policía en el despacho de Felisa Miceli. Y prometió, en un escenario teñido de amarillo, a sus aliados de derecha: “Se vienen los buenos tiempos”.