¿Se unificará la oposición en Octubre?

Esta pregunta parecería ser el principal interrogante para las elecciones del 28 de Octubre. Algunos ya empiezan a pensar la forma de derrotar al actual gobierno en las urnas.


LA PELEA ELECTORAL : TRAS EL TRIUNFO DE MACRI EN LA PRIMERA VUELTA PORTEÑA
Ya hay propuestas de unificar a la oposición para las presidenciales
En el macrismo hablan de interna abierta entre los opositores. López Murphy propone un “pacto de no agresión” para unirse en un eventual ballottage. Hay resistencias en Carrió. Y Lavagna se mostró cauto.
Clarin
por Marcelo Helfgot
El amplio triunfo de Mauricio Macri en la primera vuelta porteña retempló el ánimo opositor. Y ya circulan propuestas que apuntan a una convergencia entre los principales candidatos antikirchneristas para poner en jaque al Gobierno en los comicios presidenciales de octubre.
Agrandados por el resultado en Capital, fueron dirigentes de PRO los que hicieron punta el fin de semana con iniciativas de distinto calibre.
Ricardo López Murphy, socio del macrismo y candidato a presidente por Recrear, lanzó la idea de un “pacto de no agresión” para que los opositores se concentren en la pelea con el oficialismo y cierren filas en un eventual ballottage.
Gabriela Michetti, compañera de fórmula de Macri y legisladora porteña de Compromiso para el Cambio, declaró a un diario y a un programa de TV que “a título personal” le parece conveniente una interna abierta de la oposición para que en octubre todos se encolumnen detrás de un solo candidato.
Las dos propuestas, que por el momento se manejan en forma independiente, tienen una coincidencia de fondo: contemplan como protagonistas centrales del eventual acuerdo a Roberto Lavagna, Elisa Carrió y López Murphy. Es decir, los tres opositores que mejor miden en las encuestas, aunque a sideral distancia del matrimonio Kirchner, ya sea “pingüino” o “pingüina”.
Voceros de Lavagna y de Carrió se apuraron a desalentar la participación de ambos en ese tipo de entendimientos. De todos modos, asesores del lavagnismo (la coalición de radicales, peronistas disidentes y frondizistas) le dijeron a Clarín que “en base al programa de nuestra coalición, el diálogo siempre está abierto”.
En cambio, la negativa de Elsa Quiroz, titular del ARI, fue tajante. Sostuvo que la Coalición Cívica de Carrió “no disputa el liderazgo opositor sino la posibilidad de imponer un verdadero proyecto de cambio”.
Con todo, estas resistencias no permiten descartar por completo un futuro acuerdo. Como antecedente está la Alianza, conformada tras largos tironeos entre referentes de la UCR y el Frepaso.
En la lista de posibles invitados a sumarse al proyecto unificador no figura Jorge Sobisch. El gobernador neuquino ratificó que competirá en octubre tras la nueva victoria de su partido (el MPN) en las elecciones provinciales. Pero su imagen quedó deteriorada por el asesinato del docente Carlos Fuentealba a manos de la Policía neuquina y ya nadie lo quiere de socio en la oposición.
El plan de López Murphy es el que se encuentra más avanzado. Al menos pasó de la mera especulación personal y tomó forma de consulta entre todos los estamentos de PRO, la alianza entre macristas y murphistas.
Voceros de Recrear le explicaron a Clarín que el ex ministro de la Alianza considera que una pelea de los opositores con el Gobierno, evitando sacarse los ojos entre ellos, dispersará el voto de todos —incluido el del oficialismo—, por lo que nadie ganaría en primera vuelta. Y en la segunda, el opositor mejor colocado podría volcar el resultado en su favor si es apoyado por los otros.
Ese análisis es resistido por sectores de PRO —incluida Michetti— que consideran imposible que una oposición atomizada evite que Kirchner o Cristina se impongan en primera vuelta. Para ello necesitarían más del 45% de los votos o superar el 40% y tener un 10 por ciento de ventaja.
Macri no quiso hacer comentarios, enfrascado como está en la campaña por el ballottage porteño. Pero se sabe que prometió analizar la propuesta después de los comicios del 24 de junio.