Lavagna entró en la campaña y llamó a no votar por Filmus

El candidato presidencial Roberto Lavagna prefirió ayer fijar posición acerca de la elección de jefe de gobierno por la negativa, al revelar a quién no va a votar el domingo. Si bien no lo mencionó por su nombre y apellido durante los casi 45 minutos que habló con la prensa, la bolilla negra del ex ministro de Economía fue para Daniel Filmus, el postulante del kirchnerismo. El candidato presidencial la Concertación para una Nación Avanzada (UNA) dejó, además, prácticamente cerradas las puertas para un acuerdo con los sectores de Ricardo López Murphy y Elisa carrió.
Crédito Foto: Santiago Trusso

Lavagna entró en la campaña y llamó a no votar por Filmus
Diario La Nación
Por Gustavo Ybarra
29de Mayo de 2007

“Quien aspire a gobernar la ciudad tiene que mostrar personalidad política propia, porque la obediencia debida no es una virtud. Por esa razón, no voy a votar al candidato designado a dedo por el gobierno nacional”, sentenció Lavagna, en clara alusión al ministro de Educación y representante del presidente Néstor Kirchner en los comicios porteños.
Ese fue el pasaje más fuerte de la conferencia de prensa que el candidato de la coalición Una Nación Avanzada (UNA) brindó ayer en un hotel del centro porteño para hablar sobre la elección en la Capital, distrito en el que no tiene candidato propio. Esta situación continuará así, ya que Lavagna eludió cualquier tipo de manifestación explícita en favor de alguna de las fórmulas que compiten el domingo.
Si bien dijo que ya tenía decidido su voto, se negó a revelarlo (“no viene al caso mencionarlo aquí”, se justificó), y sólo se animó a señalar que tenía “algunas simpatías por otras fórmulas”. Entre las afortunadas mencionó la de Mauricio Macri y Gabriela Michetti (Pro), la que encabeza el actual jefe de gobierno porteño, Jorge Telerman, y la que integran Claudio Lozano y María América González.
Para esta última, tuvo palabras de elogio al destacar la “fortaleza de su propuesta en materia social”. Sobre las otras dos dijo que “hay gente de UNA trabajando” en sus equipos de campaña.
Parado frente a un atril, Lavagna realizó una suerte de pronunciamiento en etapas sobre la elección porteña cuando restan escasos seis días para su realización. Así, lo primero que hizo fue mencionar algunos de los compromisos que pensaba adoptar para con la Capital en caso de acceder a la presidencia de la Nación.
En ese sentido, hizo hincapié en que está dispuesto a “asegurar la autonomía institucional de la ciudad”, ya que -afirmó-, por la aplicación de la denominada ley Cafiero, el artículo 129 de la Constitución nacional -que garantiza autonomía con régimen de facultades propias de legislación y jurisdicción para el distrito- “sigue siendo letra muerta”.
“Buenos Aires no es una ciudad autónoma”, sentenció el candidato, tras lo cual se comprometió a derogar la polémica ley 24.588, que, entre otras cosas, le impide a la Capital Federal tener Justicia propia. “No hay Estado autónomo donde los ciudadanos están condenados a que en materia de seguridad y justicia las decisiones las tome el poder central”, agregó.
Recomendaciones
En la segunda parte de la conferencia el ex ministro se dedicó a trazar cuáles son los tópicos que deberían tener en cuenta los porteños a la hora de decidir su voto. Fue en ese momento cuando vetó la candidatura de Filmus.
Pero Lavagna no se quedó allí y, tras enumerar los indicadores de pobreza, indigencia y desempleo de la ciudad, lanzó una crítica generalizada a quienes competirán el domingo al asegurar que la cuestión social ha sido “un tema subestimado” durante la campaña. Como contrapartida, enumeró las propuestas que en esa materia impulsa la coalición que él encabeza, tanto para la ciudad como para el resto del país.
En lo que pareció una crítica a Telerman pidió “menos propaganda y más gestión”; además, advirtió sobre la necesidad de “terminar con el reparto por cuotas políticas” de cargos en el gobierno porteño y destacó “la importancia del superávit fiscal como garantía de independencia del poder central”.
Por último, criticó a Kirchner al afirmar que “no es necesario que un presidente diga que de la Capital depende el destino del país”. La misma queja esbozó hacia Elisa Carrió, de quien dijo que tuvo “un exceso de porteñismo” al sostener la misma idea que el jefe del Estado. Y si bien dijo que “el diálogo no está cerrado” con la líder de la Coalición Cívica, Lavagna destacó que no comparte las “visiones apocalípticas” de la candidata.
De Cristina, ni hablar
El candidato presidencial Roberto Lavagna se abstuvo ayer de opinar sobre la posible candidatura de la primera dama, Cristina Fernández de Kirchner, al argumentar que se trata de “un tema menor” comparado con la agenda de su campaña. “No voy a hablar de temas menores. Pregúntenme de seguridad, de salud, de temas que le interesan a la gente y no a los políticos”, señaló el ex ministro de Economía, en declaraciones previas a su conferencia de prensa, referida a temas de la ciudad de Buenos Aires. En los últimos días, Lavagna había dicho que todavía cree que el presidente Néstor Kirchner buscará la reelección.

Lavagna: “Sólo les preocupa mi candidatura”
Diario Perfil
Por Walter Schmidt (DYN)
26 de Mayo de 2007

El candidato presidencial por la Concertación para una Nación Avanzada (UNA), Roberto Lavagna, se refirió a la situación de la oposición política de cara a las elecciones presidenciales de octubre: consideró que es la única candidatura que le preocupa al oficialismo y se mostró lejos de un posible acuerdo con Ricardo López Murphy y Elisa Carrió.
El ex ministro de economía también respaldó la postulación a gobernador bonaerense de Jorge Sarghini y evidenció una posibilidad de cercanía con Mauricio Macri, respecto a su apoyo para las elecciones porteñas.
En una entrevista concedida a DYN, Lavagna se refirió a Sarghini mediante la sentencia: “La idea de que un radical, en nombre mío, encabece la fórmula en la provincia de Buenos Aires está excluída”.
¿Si no se toman algunas medidas de fondo la economía puede entrar en una crisis? –
RL: Yo no me voy a subir al discurso de muchos economistas ortodoxos. Lo que es cierto es que lo que está pasando no es bueno. La tendencia no es la misma. Menos inversión es menos empleo, el dólar no lo pueden sostener. Y el modelo requiere un dólar que no debe estar a menos de 3,15 pesos.
¿No es positivo el nivel de reservas alcanzado?
RL: Acá las reservas que valen son las que se obtienen del comercio exterior, del superávit. Pero el resto son alquiladas.
Y las inversiones, ¿cómo se las puede aumentar?
RL: ¿Por qué van a venir inversiones si decimos que la justicia no funciona y que el Congreso importa poco? Pero ojo, porque los primeros inversores que se fueron son los de adentro, no de afuera. Piense en una pyme frente al panorama laboral, con el mapa de la doble indeminización…
¿Está de acuerdo con la manera en que cerraron las paritarias?
RL: Este año se aceleró el ajuste pero tiene que ver con la inflación. El consumo es el motor del modelo, pero sale del poder adquisitivo. Si éste se cae, se cae el corazón del modelo.
¿Qué opina del control de precios?
RL: Es un desastre, que no ha dado resultado.
¿Y con el poder de algunos gremios?
RL: En realidad es sólo un gremio, camioneros. Peor lo más objetable que tienen son los métodos, no la demanda. Si usted consigue el 30 por ciento después de haber plantado los camiones frente a una empresa, el efecto es otro en los empresarios, que si hubiera surgido en el marco de una negociación. Entonces, con esos métodos termina cayendo la productividad.
¿Le da lo mismo que el candidato presidente sea Néstor o Cristina Kirchner?
RL: Creo que va a ser el presidente, pero es lo mismo, porque el Gobierno entró en la idea de la continuidad, con lo que yo denomino como ‘las tres P’: Plata, puestos y presión. ¿Eso va a cambia con uno u otro? No. Porque en el caso de Cristina Kirchner, ¿quién promovió la reforma del Consejo de la Magistratura y dejó cajoneado en el Senado proyectos como la reforma política, las listas sábanas. Dicen que ella no quiere a (Julio) De Vido, pero viajó con él a Ecuador. Lo mismo con (Hugo) Chávez…
Respecto a la oposición, parece que así como está, atomizada, da la sensación que es difícil que le discutan el poder a los Kirchner…
RL: ¿Quién dice que un rejunte es mejor? Uno puede sacar más votos pero después no se puede gobernar. O cómo imagina que sería para mí acordar con otro candidato que dice que sabe de Economía (Ricardo López Murphy) y que quiere un dólar a 2,20 pesos. No, no. Por eso primero diseñé el programa de gobierno y lo puse sobre la mesa para que no hubiese divisorias.
Insisto, ¿no cree que eso hace difícil un liderazgo en la oposición?
RL: Al Gobierno le preocupa una sola candidatura en la oposición, que es la mía. El presidente quiso a Macri, después a Carrió en la vereda del frente. Ellos van a trabajar para impedir la polarización conmigo.
¿Están cerradas las puertas a un acuerdo con otros referentes de la oposición como López Murphy y Carrió?
RL: Me parece que son muy difíciles porque son candidatos muy mediáticos, todos convencidos en sí mismos y tampoco está claro cuáles serían los beneficios. El ‘que se vayan todos’ está ahí. Nadie es dueño de sus votos y yo voy por el electorado, no por alianzas con los dirigentes.
El resultado de las elecciones porteñas, ¿Cambia en algo el escenario nacional?
RL: El gobierno nacional y Carrió harán un intento para que sea así pero no va a tener ningún efecto porque nadie maneja sus votos. Y si pierde el candidato oficial (Daniel Filmus) se van a aferrar al opositor a Macri.
¿A quién apoyará en la Ciudad?
RL: El lunes lo voy a anunciar en conferencia de prensa.
¿Respaldará a un candidato o a un proyecto?
RL: Los criterios conducen obviamente a que Filmus está excluído.
¿Y Telerman?
RL: Cuando uno ve esa coalición Carrió-Telerman, es risible. Porque Carrió se la pasó denunciando que Telerman era socio de De Vido a través del ministro de Obras Públicas…
¿Y en la provincia? Muchos radicales buscan un candidato propio porque creen que Sarghini no despega…
– RL: En la provincia de Buenos Aires no cabe la menor duda de la predominancia del justicialismo, por lo tanto la cabeza de la fórmula debe ser un justicialista. En Córdoba, en cambio, será radical porque la predominancia es radical. La idea de que un radical, en nombre mío, encabece la fórmula en la provincia de Buenos Aires está excluída

Lavagna entró en la campaña y llamó a no votar por Filmus
Por Gustavo Ybarra
La Nación
29 de mayo de 2007

“La obediencia no es una virtud”, señaló; evitó definirse entre Macri y Telerman. Faltan 5 días
El candidato presidencial Roberto Lavagna prefirió ayer fijar posición acerca de la elección de jefe de gobierno por la negativa, al revelar a quién no va a votar el domingo. Si bien no lo mencionó por su nombre y apellido durante los casi 45 minutos que habló con la prensa, la bolilla negra del ex ministro de Economía fue para Daniel Filmus, el postulante del kirchnerismo.
“Quien aspire a gobernar la ciudad tiene que mostrar personalidad política propia, porque la obediencia debida no es una virtud. Por esa razón, no voy a votar al candidato designado a dedo por el gobierno nacional”, sentenció Lavagna, en clara alusión al ministro de Educación y representante del presidente Néstor Kirchner en los comicios porteños.
Ese fue el pasaje más fuerte de la conferencia de prensa que el candidato de la coalición Una Nación Avanzada (UNA) brindó ayer en un hotel del centro porteño para hablar sobre la elección en la Capital, distrito en el que no tiene candidato propio. Esta situación continuará así, ya que Lavagna eludió cualquier tipo de manifestación explícita en favor de alguna de las fórmulas que compiten el domingo.
Si bien dijo que ya tenía decidido su voto, se negó a revelarlo (“no viene al caso mencionarlo aquí”, se justificó), y sólo se animó a señalar que tenía “algunas simpatías por otras fórmulas”. Entre las afortunadas mencionó la de Mauricio Macri y Gabriela Michetti (Pro), la que encabeza el actual jefe de gobierno porteño, Jorge Telerman, y la que integran Claudio Lozano y María América González.
Para esta última, tuvo palabras de elogio al destacar la “fortaleza de su propuesta en materia social”. Sobre las otras dos dijo que “hay gente de UNA trabajando” en sus equipos de campaña.
Parado frente a un atril, Lavagna realizó una suerte de pronunciamiento en etapas sobre la elección porteña cuando restan escasos seis días para su realización. Así, lo primero que hizo fue mencionar algunos de los compromisos que pensaba adoptar para con la Capital en caso de acceder a la presidencia de la Nación.
En ese sentido, hizo hincapié en que está dispuesto a “asegurar la autonomía institucional de la ciudad”, ya que -afirmó-, por la aplicación de la denominada ley Cafiero, el artículo 129 de la Constitución nacional -que garantiza autonomía con régimen de facultades propias de legislación y jurisdicción para el distrito- “sigue siendo letra muerta”.
“Buenos Aires no es una ciudad autónoma”, sentenció el candidato, tras lo cual se comprometió a derogar la polémica ley 24.588, que, entre otras cosas, le impide a la Capital Federal tener Justicia propia. “No hay Estado autónomo donde los ciudadanos están condenados a que en materia de seguridad y justicia las decisiones las tome el poder central”, agregó.
Recomendaciones
En la segunda parte de la conferencia el ex ministro se dedicó a trazar cuáles son los tópicos que deberían tener en cuenta los porteños a la hora de decidir su voto. Fue en ese momento cuando vetó la candidatura de Filmus.
Pero Lavagna no se quedó allí y, tras enumerar los indicadores de pobreza, indigencia y desempleo de la ciudad, lanzó una crítica generalizada a quienes competirán el domingo al asegurar que la cuestión social ha sido “un tema subestimado” durante la campaña. Como contrapartida, enumeró las propuestas que en esa materia impulsa la coalición que él encabeza, tanto para la ciudad como para el resto del país.
En lo que pareció una crítica a Telerman pidió “menos propaganda y más gestión”; además, advirtió sobre la necesidad de “terminar con el reparto por cuotas políticas” de cargos en el gobierno porteño y destacó “la importancia del superávit fiscal como garantía de independencia del poder central”.
Por último, criticó a Kirchner al afirmar que “no es necesario que un presidente diga que de la Capital depende el destino del país”. La misma queja esbozó hacia Elisa Carrió, de quien dijo que tuvo “un exceso de porteñismo” al sostener la misma idea que el jefe del Estado. Y si bien dijo que “el diálogo no está cerrado” con la líder de la Coalición Cívica, Lavagna destacó que no comparte las “visiones apocalípticas” de la candidata.
De Cristina, ni hablar
El candidato presidencial Roberto Lavagna se abstuvo ayer de opinar sobre la posible candidatura de la primera dama, Cristina Fernández de Kirchner, al argumentar que se trata de “un tema menor” comparado con la agenda de su campaña. “No voy a hablar de temas menores. Pregúntenme de seguridad, de salud, de temas que le interesan a la gente y no a los políticos”, señaló el ex ministro de Economía, en declaraciones previas a su conferencia de prensa, referida a temas de la ciudad de Buenos Aires. En los últimos días, Lavagna había dicho que todavía cree que el presidente Néstor Kirchner buscará la reelección.

Lavagna no quiere hablar sobre posible candidatura presidencial de Cristina K: “Es un tema menor”
Diario Perfil
Fuente DyN
28 de Mayo de 2007

El candidato a la presidencia por la Concertación UNA, Roberto Lavagna, se abstuvo de opinar sobre la posible candidatura de la primera dama, Cristina Fernández, al argumentar que se trata de “un tema menor”.
Lavagna mantuvo esta mañana la incertidumbre respecto del apoyo que anunciará esta tarde, en conferencia de prensa, a algún candidato a jefe de Gobierno porteño. “A las cuatro lo voy a decir”, respondió cuando radio Continental le consultó a qué postulante apoyaría.
Lavagna dijo que mantendría la incognita por “respeto” a todos los periodistas y a quien quiera participar de la ronda de prensa que se desarrollará en el hotel Rochester, de Esmeralda al 500.
Cuando se le recordó que parte de radicalismo que propuso acompañarlo en la candidatura presidencial, entre ellos el sector liderado por Jesús Rodríguez, ya comprometió su apoyo a Jorge Telerman, Lavagna respondió que “también el desarrollismo se expresó y está con (Mauricio) Macri.
Asimismo, Lavagna dijo que por la tarde hablará sobre temas de la ciudad para que “ayude a los candidatos locales a que profundicen su análisis”.
Lavagna rechazó en forma contundente hablar sobre la posible candidatura de Cristina. “No voy a hablar de temas menores. Pregúntenme de seguridad, de salud, de temas que le interesan a la gente y no a los políticos”.
Se negó Lavagna a considerarse un opositor nato, sino insistió en sostener la necesidad de mostrar “una alternativa superadora”.
“Hay ciertas continuidades de Estado que hay que rescatar y cambiar aquellas cosas que están mal. hacer cosas nuevas y a veces la oposición viene a cambiar todo y no cambia nada”, cuestionó.