Kirchner lanzó la Concertación, pero evitó las candidaturas

Está claro que el Presidente o la primera dama será el candidato a presidente. Cobos se perfila como vicepresidente, aunque también sobre ello Kirchner hizo ayer un cuidadoso silencio.

Crédito Foto: Santiago Trusso

Kirchner lanzó la Concertación, pero evitó las candidaturas
Diario La Nación
Por Mariano Obarrio
26 de Mayo de 2007

MENDOZA.– Néstor Kirchner tuvo su segunda Plaza del Sí. El Presidente celebró ayer aquí la fecha patria del 25 de Mayo con un acto masivo y partidario que sirvió para lanzar la Concertación Plural en forma definitiva, con la que apuesta a ganar las elecciones del 28 de octubre próximo, aunque evitó anunciar quién será el candidato presidencial. Dejó, además, un fuerte mensaje proselitista: que su “proyecto de transformación” logre la reelección.
“Espero que el 10 de diciembre de 2007, en el marco de una plena Concertación, los argentinos nos encaminemos hacia un proyecto definitivo de transformación, que construya una Argentina para todos”, exclamó Kirchner.
Con el telón de fondo del “acto patrio”, el Presidente se sacó la foto de campaña que recorrerá el país antes de los comicios, junto a su esposa, Cristina Kirchner, y al gobernador de Mendoza, Julio Cobos.
Hubo también un espaldarazo para Cobos. “En esta patriótica tierra mendocina, no lo olvidaré jamás en mi vida, querido gobernador Julio Cobos”, le agradeció.
Está claro que el Presidente o la primera dama será el candidato a presidente. Cobos se perfila como vicepresidente, aunque también sobre ello Kirchner hizo ayer un cuidadoso silencio. Dejó que hablaran las imágenes. “Pido al pueblo argentino que me siga ayudando”, dijo a voz en cuello el Presidente, en una sutil manera de pedir el voto en medio de un acto político al que procuró revestir con el halo institucional de la Revolución de Mayo.
Hubo un descomunal acarreo de personas, clientes políticos y piqueteros, que fueron llevados en 1080 micros, fletados desde todo el país, hasta el anfiteatro Frank Romero Day, en el Cerro de la Gloria.
Dato significativo: si bien no expuso a Cristina Kirchner como potencial candidata ni habló de “pingüino” o “pingüina”, el Presidente sí buscó medir la reacción de la multitud frente a su mención en la tribuna acalorada. Pero la respuesta fue fría.
Fue así. Dijo: “Estoy emocionado hoy y les voy a contar alguna intimidad: ese 25 de mayo de 2003 [tras asumir], cerré la puerta de mi despacho, me abracé a mi compañera de todos los tiempos, Cristina, y a mis dos hijos, Florencia y Máximo”. Kirchner hizo una pausa. Pero no hubo respuestas de júbilo en el público; más bien, unos tímidos silbidos. “Y les dije: «Vamos a dejar todo, pero ¡qué lucha difícil que tenemos, Cristina! ¡Cómo está el país! ¡Adónde hemos llegado!», y se me caían las lágrimas”.
Ninguna expresión de adhesión a la primera dama en las tribunas. El dato no pasó inadvertido.
Los objetivos oficiales del acto, según confiaron a LA NACION altas fuentes de Presidencia, fueron diversos: recuperar el 25 de Mayo como política de Estado; enviar un gesto fuerte a Cobos, el gobernador K más importante, y recuperar para el Gobierno, con un acto masivo, algo de la iniciativa política perdida con los casos de coimas, renuncias de funcionarios por corrupción y el conflicto en Santa Cruz.
La movilización fue de 25.000 personas, según fuentes locales. Los organizadores estimaron 40.000. Según dirigentes kirchneristas, la inversión en el acto resultó de por lo menos 5 millones de pesos. Pero por el despliegue visto ayer, compartido entre la Nación, las provincias y los municipios, podría ser mucho mayor. Cobos autorizó a su gobierno, por el decreto 1080, a liberar las partidas que fueran necesarias y a contratar sin licitación.