Alejandro Rodríguez – Una Nación Avanzada

Entrevista a Alejandro Rodríguez, portavoz de la agrupación Una Nación Avanzada (UNA), que impulsa la presidencia de Roberto Lavagna.

1. ¿Cuáles son hoy en día a su juicio los temas principales en la agenda internacional? ¿y cuáles percibe Ud. que son y/o que deberían ser prioridad en la agenda diplomática y de política exterior argentina?
Lo que hay que hacer hoy es redefinir la política exterior. Durante los últimos cuatro años, ésta se vio acotada la relación con dos capitales. Uno, el de Caracas, llevados de las narices por Chávez. Y segundo, con Madrid, intermediada por un lobbista, el Embajador de Argentina en España, y por una empresa, YPF-Repsol. Lo que falta es redefinir los objetivos estratégicos.
2. ¿Hay algún tema que considere que está siendo dejado de lado o lamentablemente subordinado? ¿cuáles son las razones de esa condición y porqué está en desacuerdo?
Producto de esa acotación de la política exterior es la relegación del MERCOSUR y la relación con otros países de la región, como Perú por ejemplo.
3. ¿Cuál cree que es el peso de Argentina en el escenario (i) internacional y (ii) regional? ¿qué rol debería tomar en el escenario internacional y regional actual?
Estas elecciones no tienen más peso en el exterior que el peso que tiene Argentina en el mundo. No tuvimos protagonismo en el mundo desde 2001, si quizás regional.
4. ¿Qué peso y relevancia tiene el contexto internacional actual en las presentes elecciones?
Poco peso. Tenemos el tema de las papeleras, y Chávez, que no han mostrado alto impacto en la campaña.
5. ¿Qué opina sobre las últimas actuaciones de diplomacia informal realizadas por la candidata Cristina Fernández de Kirschner? ¿Cree que el sesgo de atención en la prensa internacional hacia CFK tiene impacto en la competencia electoral?
Lo único que puedo decir es que esos viajes les están costando muy caro a la Argentina.
6. ¿Cómo definiría la política exterior de Kirschner? ¿Cuáles cambios considera necesarios en el futuro?
La política exterior de Kirschner no tiene objetivos estratégicos; y las relaciones con los países vecinos y de la región no estan mejor. Repasemos, con Uruguay y Paraguay peor, con Brasil indiferentes, con Chile y Perú peor, sin avances con los europeos, y no mejoramos con Estados Unidos.
7. ¿Qué salida propone para el conflicto de las papeleras? ¿qué opina sobre lo gestionado hasta el momento?
Estamos hablando después de que se creó el problema y se avanzó con una mala gestión. En 2004, se autorizó la construcción de las pasteras. Luego con criterio electoral, se fija una posición que no se puede cumplir, ganar en los foros multilaterales de la Haya, el MERCOSUR, y en el Banco Mundial. Resultado, las pasteras se construyeron y ni siquiera participamos en el control de la construcción.

8. En cuanto al desarme nuclear, ¿cómo debería lograrse, o como deberían éstas armas desarrollarse?

Debemos apoyar los pactos en marcha para el desarme sin descuidar la defensa nacional y la integridad territorial, trabajando por la paz internacional.
9. ¿Qué salidas óptimas vislumbra para la crisis energética argentina? ¿Qué apreciación haría sobre esta cuestión a nivel regional y mundial?
Los países de la región tienen que apostar menos a lo que no se puede cumplir (el gasoducto trazado en un mapa por Chávez) y más a la diversificación y a la incentivación de la inversión local.
10. Ante la argumentación de un actual aislamiento del país, ¿coincide Ud. con esto? ¿Cuáles serian sus propuestas y principios para lograr mayor presencia internacional?
Para reinsertarnos en el mundo debemos definir los objetivos estratégicos. Primero, fortalecer e intensificar las relaciones con el MERCOSUR. Deben revitalizarse las relaciones con Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile. En segundo lugar, participar en los foros multilaterales, no sólo en los referidos al comercio, sino también en los referidos a la justicia, al medio ambiente, a los derechos humanos, especialmente cuando se trate de crímenes de lesa humanidad.
Asimismo debe buscarse oportunidades comerciales en otros países y regiones (por ejemplo con China). Por otro lado, sincerar las relaciones con Europa: explorar los espacios de potencial intercambio y de competencia leal, por ejemplo en el área del agro. Participar en las rondas comerciales, buscar menos protagonismo fotográfico, y más generación de oportunidades. Con respecto a África y Asia, los instrumentos de política están sub-explotados más por impericia que por otra cosa. Falta conocimiento y elemento para lograr una aproximación.
Con Estados Unidos, debemos ser sincero , y plantear nuestros problemas. Deben generarse problemas y enfrentarlos de manera positiva buscando la apertura de oportunidades ante cada diferencia en puntos de vista.
11. ¿Qué proceso de integración regional priorizaría? ¿Cómo ve la compatibilidad entre los distintos proceso de integración que se proyectan en el continente?
Como proceso de integración regional, debe priorizarse el MERCOSUR. Proyecto al que cualquier país de la región puede entrar, incluyendo Venezuela, siempre y cuando se respeten los principios de libertad de mercado y de democracia como modelo político. Con respecto a si Chávez –y no Venezuela- entra al MERCOSUR pasa por que si dicha incorporación implique una desnaturalización del proyecto -un ejemplo sería la propuesta de formar un ejército conjunto, algo que cambiaría la esencia del MERCOSUR- volviéndose riesgoso para el avance y profundización del mismo. Además, debería impedirse un MERCOSUR con liderazgo chavista y buscar terminar con los intentos de división que plantea.
12. Puede sin duda percibirse la poca importancia de la política exterior en la política argentina en general, y en las elecciones en particular. En Brasil pasaba algo parecido. ¿Qué opina Ud. sobre esto? ¿las razones? ¿Debería cambiar?
Esa poca importancia de la política exterior no es un problema de la campaña electoral, sino de la cultura política argentina.